Recetas con jengibre: crema de calabaza, y croquetas con calabaza y jamón.

Crema de calabaza con zanahoria y jengibre. 

 

 

Fácil y rápido, en 30 minutos.

Ingredientes para 2 personas.

½ calabaza mediana.

2 zanahorias

1 cebolla

1 puerro

½ naranja

1 cucharadita jengibre en polvo

Un poco de curry

1 brik pequeño de nata

2 quesitos

½ taza de agua (la cantidad de agua es orientativa)

 

Preparación:

Sofreír cebolla y puerro, en poco aceite y una pizca de sal, bien pochado. Añadimos calabaza y zanahoria bien picado, sofreír un poco. Añadimos agua poco a poco, que no salga aguada. Que hierva 20 minutos, las verduras tienen que estar blanditas y batir todo. Añadimos nata, quesitos (al gusto), jengibre, el zumo de la naranja, curry. Probar de sal y batir hasta que quede una crema. Servir con unos picatostes o trocitos de verduras.

 

Croquetas de jamón y calabaza con un toque de jengibre.

 

Ingredientes

250 gr. calabaza sin piel ni semillas,

200 gr. Jamón serrano,

140 gr. Cebolla,

2 cucharadas colmadas de harina blanca normal,

Leche para la bechamel,

Sal,

Pimienta,

Jengibre en polvo

 

Preparación:

Trocear la calabaza, la cebolla y el jamón.

Poner la calabaza en una sartén con muy muy poco aceite, a los 10 minutos añadir la cebolla y cuando estén al punto echar el jamón en la misma sartén. Cocinar la verdura sin tapa a fuego alto y sin dejar de remover. Echar la harina en la misma sartén, sofreír bien junto con las verduras y el jamón, y añadir la leche necesaria para hacer la bechamel y que quede muy espesa. Salpimentar y espolvorear jengibre a vuestro gusto. Os sorprenderá como potenciará el sabor de la masa y le dará un toque sensacional.

Una vez se haya enfriado la masa hacer las croquetas.

Si las pasáis por harina, huevo y pan quedará un rebozado más recio, la capa será más crujiente y aguantara bien la humedad del relleno de manera que no se quedarán secas. Si las hacéis con huevo y pan rallado quedará un rebozado más tierno y habrá más posibilidades de que “exploten” si al freírlas el aceite no está muy caliente.

Las podéis congelar y estarán preparadas para cuando las necesitéis.